«NO NECESITO VER LO QUE NO EXISTE»


Dicen que eso fue lo que le dijeron a Galileo Galilei, cuando les pidió que miraran las cuatro lunas de Júpiter, a través del telescopio que había inventado…

La estupidez humana, autosuficiente e ignorante, no es de ahora. No es una “secuela pandémica”, sino una triste y enferma realidad, que se remonta a siglos, diría que a miles de años …

El “caso Galileo” o “Il proceso a Galileo Galilei” empezó hacia 1610 y terminó con el juicio y condena por la Inquisición católica romana en 1633, a Galileo, por defender el heliocentrismo –que ya en 1616 había sido declarado “formalmente herético” por la misma Inquisición- un modelo astronómico en el que la Tierra y los planetas giran alrededor del sol, en el centro del Sistema Solar …

En Los libros referentes al heliocentrismo se prohibieron y Galileo Galilei fue condenado a abstenerse de enseñar o defender cualquier idea heliocéntrica …

La teoría imperante entonces, era que la Tierra era el centro y el Sol y los planetas giraban a su alrededor. Es el ser humano, creyendo que él era “ombligo del mundo” y su “casa”, la Tierra, “ombligo del universo” …

¡Cuánta agua ha corrido bajo los puentes, y el hombre aún cree ser el centro de los seres que pueblan la Tierra; muchos afirman que esta es plana y muchos defienden también que somos los únicos seres vivos e inteligentes del Universo…!

Ahora hay un telescopio –el James Webb- que nos está permitiendo ver lo que no veíamos y sin embargo existe. Inclusive aquello que existió hace miles de millones de años luz …

Galileo debe estar en su tumba, revolcándose de risa, abrazado a su telescopio…

Imagen: https://www.nasa.gov

Anuncio publicitario