LA VENTANA DE LOS SUEÑOS


De niña, empinándose, curiosa, aguaitaba por la ventana, que estaba muy arriba, para mirar la calle, ver a los autos de colores y a la gente, que caminaba en filas, como hormigas…

La ventana fue durante su adolescencia el mirador nocturno, desde donde volaban sus sueños púberes para encontrarse con las estrellas …

La ventana fue desde siempre su atalaya, testigo de risas, esperanzas y lágrimas. Fue el marco de esas historias que tejía su imaginación y que escribía con letra aplicada, en el cuaderno azul, pegando figuritas recortadas de las revistas de su madre …

Por eso, ahora que nadie podía salir de casa, la ventana que siempre fue solamente de ella, se convirtió en lo más parecido a un lugar público y tuvo que soportar la intromisión de los demás que alborotaban el silencio …

Al final, casi no había autos en la calle y la gente era como hormigas aisladas, perdidas, errabundas, desorientados bichos …

Entonces, la ventana se convirtió en una tarde callada, en puerta de salida y en la puerta de entrada al mundo de sus sueños …

Imagen: https://es.aliexpress.com