DE ESPEJOS Y DE SOMBRAS


Le dijeron que la vida era un río y él, desafiante, decía “¡Me rio de la vida!” …

Al mirar las estrellas por la noche, comentaba que parecían pop corn desparramado…

Si hacía frío, el alegaba que sentía calor y sentenciaba “El agua es para los peces”, mientras tomaba ron …

Nunca estaba de acuerdo y sus ejemplos eran tirados de los pelos; se quejaba de ser incomprendido y decía no entender el por qué.

“Tengo mis opiniones”, decía. “Si es que no les parecen acertadas, es porque son las mías” …

Peleaba y discutía con todos, menos con dos, a saber: con su imagen en los espejos y con su sombra, porque una era su reflejo y otra su proyección.

Se molestaba mucho a las doce del día, cuando el sol cae a plomo, también si es que no había sol y claro, en las noches oscuras y sin luna, cuando no había espejos, ni posibilidad de sombra, se ponía furioso y atacaba…

Imagen: https://www.magnesol.pe