SOÑAR, IMAGINAR… ¿CREAR?


Uno sueña, deja volar la imaginación, que como decía santa Teresa de Jesús, es “la loca de la casa” y muchas veces se pierde, viaja lejos, llega a lugares y “vive” situaciones que son… ¡Inimaginables!

Soñar, imaginar, pero ¿sería correcto decir “crear”?

Siempre he sabido que la creación es un acto de la voluntad, que involucra a la imaginación y a los sueños, producto de esa maravillosa “máquina” que es nuestro cerebro, a la cual le hacemos tan poco caso y utilizamos “sin pensarlo”; funciona nomás y nos hacer ser lo que somos y permite en nosotros todo eso que se llama vida. Regula “automáticamente” las células, el torrente sanguíneo, la digestión y todas esas “minucias” que componen el cuerpo humano y permite que nos relacionemos, porque ve, oye, huele, toca y habla, pero por sobre todo… ¡piensa!

Y esa maravillosa “máquina” que nos permite PENSAR, es la que nos hacer SER. Sí, somos el cuerpo humano, pero sin el cerebro y sus complejidades infinitas, no somos SERES HUMANOS.

Definitivamente, estas son disquisiciones y temas que tienen profundidad, que son producto del cerebro y casi nunca –o muy pocas veces- reparamos en ellas …

Y se preguntarán ¿por qué este loco escribe sobre tales cosas, en un lugar donde se supone que se trata de comunicación y de publicidad…? Es que la creación, que como ya dije involucra a los sueños, a la imaginación y es un ACTO DE VOLUNTAD, es precisamente la base de la comunicación publicitaria (además de ser la raíz del arte, entendido como literatura, pintura, arquitectura, etc), la que no existiría sin la creación. Y les cuento, que me siento muy orgulloso de ser un creador publicitario (“creativo”, le dicen) dedicado a soñar, imaginar y a eso, a crear o producir ideas con el fin específico de comunicarlas a públicos disímiles y numerosos… Me parece maravilloso (como eso a lo que yo llamo “máquina de pensar”, que es el cerebro) poder hacerlo y haberlo hecho casi todos los días durante más de cincuenta años.

Si me preguntaran, diría que sí, soy un soñador imaginativo, que crea para eso llamado publicidad…

Imagen: manolo pensando

Publicado en «mentemochilera.blogspot.com«

Anuncio publicitario

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

7 comentarios en «SOÑAR, IMAGINAR… ¿CREAR?»

  1. Pues no sé qué decirte Manolo, no lo veo así. ¿Realmente creamos o más bien aparece la creación y la mente/cerebro se apropia de ella y la hace suya? “Lo he creado yo”. Te digo eso porque no sabemos lo que pensaremos de aquí un minuto, puede aparecer Hacienda, una ex, un cuñado, un familiar difunto, Hemingway, Masticadores, Ornella Muti, etc…etc…sin intervención de la voluntad, es decir yo no me propongo pensar en mi cuñado, pero ahí está…
    ¿Componer una gran sinfonía, es un trabajo concienzudo o una creación? para Mozart era creación, para Salieri un trabajo duro ¿cuestión de inteligencia? No lo sé, tengo mis dudas, la creatividad tiene un componente espontáneo, imprevisible, que no podemos controlar, ¿es eso llamado inspiración, la visita de las musas?, y el pensamiento creativo, en cambio es diferente, la misma palabra lo define.
    Un abrazo.

  2. La creatividad tiene un componente de azar, peo todo está en el cerebro-memoria- o en la percepción de lo exterior de este-lo «nuevo» captado por los sentidos-.En el cerebro se barajan todas las posibilidades y una oes elegida para crear y me parece que es la voluntad la que encamina esta elección. Un escultor, delante de una piedra a trabajar, puede llevar una imagen decidida o la piedra sugerirle la imagen. Es el cerebro el que sugiere, me parece. Con esto no quiero decir que no exista un componente «desconocido», pero creo que no conocemos mucho de lo que este, el más importante órgano del ser humano puede hacer. Ojo, que no es mi intención reducir todo a la biología. «Magia» y «creación» son dos palabras que, tal vez, tratan de explicar lo inexplicable. Tratan… ¡Abrazo!

Los comentarios están cerrados.