LA VIDA NO VALE NADA


Ni la vida, ni la naturaleza.

Se derrama el petróleo en el mar, se talan ilegalmente los bosques de la Amazonía, se contaminan mortalmente los ríos con la minería ilegal y delincuente, se asesina en la selva a dirigentes indígenas que protestaban defendiendo su hábitat. Mineros ilegales, taladores ilegales, traficantes de madera, narcotraficantes y empresas «serias», que mienten sobre su responsabilidad para minimizarla… ¿Y el Estado? Bien, gracias. Insuficiente, débil o totalmente ausente.

Por favor, vean este documental de PROÉTICA/EPICENTRO/DANIEL YOVERA… Indignación, rabia y la esperanza de una reacción ciudadana.

EPICENTRO YouTube

LA COFRADÍA DE LA MÚSICA


Le decían Robbie y tocaba el piano maravillosamente, hilando una melodía tras otra y sin repetirse nunca, a decir de los habitués del lugarcito, donde se tomaba trago – hasta un máximo de dos por persona- cada noche, para evitar borrachines incómodos. Había café – de este, todo el que uno quisiera- y por supuesto, la música del piano, por lo que los parroquianos (que eran casi una cofradía) acudían cada noche, secretamente y comprometiéndose bajo juramento a no pasar la voz a nadie, para que no hubiera cantidades de gente, que desnaturalizarían lo que era una verdadera sociedad secreta.

Era tan secreta la sociedad, que los asistentes despistaban a posibles curiosos o a quienes pudieran seguirlos, dejando sus vehículos lejos y dando varias vueltas a pie, antes de bajar al sótano de Robbie, pasando antes por el reconocimiento facial de una máquina que estaba en una ventanilla, al costado de la puerta metálica, que dos guardias armados, vigilaban por si acaso…

Robbie tocaba desde las nueve de la noche hasta las cinco de la mañana. Se podía entrar a cualquier hora, pero la salida se hacía, espaciadamente, uno por uno, desde las cinco …

A las cinco en punto, un hombre de overol azul y bigote frondoso, aparecía e iba hasta el piano, frente al que el pianista continuaba sentado y desenchufaba a Robbie, el robot.

Imagen: https://www.eleconomista.es