VALS VIENÉS


El vals sonaba, trasportándola hasta los amplios salones, de pisos brillantes como espejos, iluminados por lámparas hermosas que hacían de la noche día. Allí, galantes caballeros de negro corbatín y damas hermosas con vestidos vueludos, daban vueltas y vueltas al ritmo de la música…

Parecía un sueño propiciado por la música y su imaginación, hasta que una guaracha bullanguera, lo rompió todo en la radio de la mesa de noche.

Imagen: https://www.johannstrausskonzerte.com

Publicado en: «masticadoresvenezuelacolombia.wordpress.com«