ESCURRIDIZO


Iba evitando las barreras, huía con éxito de las trampas y se multiplicaba, se multiplicaba, se multiplicaba, esparciéndose por todas partes, sin que –al parecer- quedara algún lugar a salvo de la invasión …

Cuando nada quedó, nada se movía y el viento, lánguido, solamente esparcía el polvo, rizando un poco la superficie, una onda sin sonido alcanzó el cielo, traspasó la capa de nubes y siguió su camino hasta que lejos, entre las estrellas, el mensaje –porque la onda insonora era eso, fue recibido y decía: “Misión cumplida. Nada vivo.”

Entonces, el mensaje fue respondido desde lejos, de entre las estrellas: “Gracias. Regresamos, para que vuelvan. Agrúpense.”

La nave se hizo visible y lentamente aterrizó en el lugar acordado …  Del interior salió un ser extraño, con una caja transparente, entre lo que parecían ser dos manos; levantó la tapa y el virus que estaba reunido, fue entrando en la caja. Todo sucedió en el silencio de lo muerto …

La Tierra estaba limpia y lista para albergar la colonia. Gracias al virus, a -como le habían llamado los humanos- Covid o Coronavirus.

Imagen: https://ceydes.com

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.