EL GATO DEL APOCALIPSIS


Nació como nacen todos los gatos, con los ojos cerrados. Cerrados a la realidad, al afuera.

Sus ojos miraban hacia adentro, hacia su propia realidad, tan distinta de la que iba a vivir cuando abriera los ojos …

Resistió lo que pudo lo que sus ojos veían, olfateó el aire miserable que no le gustó, pero nadie podría decir que, con el paso del tiempo, no trató de comprender un entorno que le agredía constantemente, hasta que se hartó, en definitiva, decidió que ya era suficiente, que había llegado el momento y con las patas traseras rascó la tierra, para tapar la realidad que le parecía una mierda …

La bola de fuego que se produjo, arrasó con todo lo que había detrás de él, que salió corriendo, con el fuego persiguiéndole …

El gato del Apocalipsis, el que destruyó la Tierra, murió engullido por el fuego voraz, pero como los gatos tienen siete vidas, resucitó, con seis vidas por delante …

Ahora se pasea, olisqueando la nueva realidad y listo para emplear su vida número seis si es que no le gusta lo que percibe …

Imagen: https://drakkarllibreria.wordpress.com