ATERRIZAJE Y DESPEGUE


El piloto divisó el campo de aterrizaje y se preparó para descender. Le habían indicado que no podía equivocarse y que las coordenadas le indicarían el lugar, pero que este era muy claro a simple vista…

La colina, era alta y con la parte superior chata; estaba curiosamente “pelada” en la parte plana, porque no crecía hierba alguna y el verde circundante del campo, contrastaba –visto todo desde arriba- con esa superficie de tierra seca, de un color extraño, medio cobrizo …

Iba a aterrizar por primera vez para recoger un paquete y agradeció a las coordenadas y a lo visible que era el sitio, dejando que la maniobra de descenso se efectuase automáticamente …

Se abrió la puerta y un viento frío contrastó con el interior climatizado y tibio; allí estaba el paquete, envuelto en tela y con unos recipientes alrededor, que contenían algo con forma medio esférica y de diversos colores; levantó el paquete y lo llevó dentro, cerrando la puerta …

Desde abajo, al pie de la colina, los tres hombres vieron el aterrizaje y se arrodillaron, tocando con la frente el pasto verde, mientras el platillo volador, con su carga ligera, despegaba …

Los dioses habían aceptado la ofrenda que les habían prometido para que lloviese y los hombres se incorporaron, miraron y sonrieron aliviados.

Imagen: https://es.123rf.com

Publicado en «masticadoresvenezuelacolombia.wordpress.com«