LA QUINTA RUEDA


La quinta rueda del coche es la de “repuesto”, la que suele estar –cuando está- en la maletera, y a pesar de su importancia no se la tiene en cuenta y generalmente cuando alguien lo hace, o falta, está desinflada o no hay “gata” para levantar el carro, ni llave de ruedas para que el vehículo siga rodando…

Bueno, en el Perú, la quinta rueda del coche, esa de la que nadie se acuerda, salvo en la emergencia, es el ciudadano. Sí, el CIUDADANO.

Por eso, creo, estamos como estamos, ya que la importancia del CIUDADANO, o como le gusta decir al Presidente “el Pueblo”, es nula a la vista de lo que sucede…

El “Pueblo” es un genérico multitudinario, a diferencia del “Ciudadano”, que es la individualidad, dentro del genérico…

UN MILLÓN de muertos, es una estadística (un número o su representación gráfica, traducida en barras o en curvas) y UN muerto, es una historia con nombre, apellidos, parientes, amigos, un pasado y ningún futuro; “el pueblo” es una estadística fría, numérica y “el ciudadano” es esa historia que grita y ahora, nadie parece tomar en cuenta…

La razón de ser del Estado, es el ciudadano y todo debería estar orientado hacia él, su desarrollo y su progreso.

El gobierno (la palabra lo dice), gobierna y gobernar es conducir (“gobernalle” es el timón de una embarcación, en términos marineros) y por lo que se nota en el país, el “gobernalle” no funciona o no existe, pues el gobierno no conduce, más bien está operando sin ningún sentido ni dirección…

¿Quién sufre las consecuencias de este desgobierno, de este desmadre, de este despelote…?   ¡El CIUDADANO!

El ciudadano, que no es una entelequia, ni una multitud anónima en la que todo se diluye, sino que es UNA PERSONA, como tú, o como yo…

Imagen: https://www.pngegg.com