LO DIFÍCIL ES EMPEZAR


Puede parecer una frase hecha y que solamente se dice, pero para mí, ha sido la pura realidad, tanto en mi carrera como creativo publicitario, como enseñando creatividad …

Empezar supone encarar algo nuevo, para lo que muchas veces no se está preparado o se lo está muy poco; ya he contado más de una vez que yo quería trabajar en publicidad y dibujaba, pero la oportunidad fue que empezara… ¡Como redactor!

También he contado que, en el IPP en formación, mis amigos los directivos me pidieron que diseñara un curso de creatividad y luego que lo enseñara… ¡Sin haber hecho nunca ninguna de las dos cosas!

Empecé a escribir y empecé a enseñar…

Es verdad que esto último lo pude hacer después de más de quince años de experiencia en publicidad, pero fue igual de difícil que cuando comencé a escribir sin haberlo hecho nunca …

Difícil, porque una cosa es saber algo y otra muy diferente es el explicarla, por más experiencia que uno tenga en el tema del que se trate …

Ahora, cincuenta años después, mis dudas y miedos iniciales, mi inexperiencia, que pueden provocar sonrisas en quienes lean esto, los recuerdo con nostalgia, porque empezar fue difícil entonces y con franqueza, cada vez que he empezado algo nuevo, he sentido las mismas dudas y miedos …

La profesión de creativo publicitario me ha enfrentado a esos miedos y dudas, miles de veces; ha sucedido cada vez que he escrito un nuevo aviso, imaginado un slogan, desarrollado un comercial o planteado una estrategia creativa …

Lo mismo sucedió con cada día en el que tenía que dictar clase (y lo hice durante treinta años), “enfrentando” a la mirada atenta e inquisidora de los alumnos que esperaban recibir de mí, un poquito de saber, basado en mis lecturas y experiencia (también conté antes que no tengo estudios universitarios de ningún tipo) …

Empezar es un reto y yo agradezco profundamente haber vivido de manera permanente en “modo reto” y acostumbrarme a que la única manera de progresar, era vencer, cumplir con los retos, en apariencia disímiles, pero que tuvieron en común esa dificultad de lo nuevo y desconocido, que provoca miedos y dudas …

Quisiera terminar este pequeño artículo, parafraseando una canción de Violeta Parra, que me gusta mucho: “Gracias a la vida, que me ha dado tanto

Manolo Echegaray.

Imagen: https://hablarenpublicocurso.com

PUBLICADO EN: mentemochilera.blogspot.com

LA «POTUÍTICA» PERUANA


El primer ministro peruano, señor Bellido, dijo ayer en una reunión con sus partidarios (los de Perú Libre), que era “obligatorio” tener Twitter, es decir “tuiter” o “tuit” …

Debe ser porque es un “fan” de la red social, la del pajarito azul, aquella que usa para torpedear lo que el gobierno hace y/o promete, que, porsupuestamente, es comunicado por el presidente Castillo en escuetos mensajes… ¡Usando Twitter!

De “moda tuit” se viste la política nacional y esto no es nuevo, por desgracia, porque desde hace tiempo, la aplicación se usa/luce y lo que tenemos es una tenaz “potuítica”, es decir una política hasta el poto (culo).

Pero yo supongo que la “tuitofilia” (amor por el “tuit”) de los perulibristas, promocionado como “obligatorio” por su maestresala Bellido, tiene como referente mágico a lo que el muy admirado por ellos, señor Nicolás Maduro, dijo hace algún tiempo, sobre el señor comandante Chávez (fallecido presidente venezolano) y los consejos que, según él, le enviaba desde el más allá el difunto, que, en forma de un pajarito, se le posaba sobre el hombro: “Tuittuittuit” …

Pero claro, el pajarito azul tuitero no está esparcido por todo el país, de una manera uniforme y hay grandes zonas donde Internet y las redes sociales, no llegan… ¿Será por eso que muchos peruanos no se enteran de lo que se duda, se decide o se torpedea desde “las alturas” (bastante bajas y disminuidas) del gob- bierno?

 “Twitter”, “tuiter”, “tuit”, “potuítica” peruana…: ¡Francamente, ahora entiendo por qué estamos hasta las patas (por no decir hasta el poto, o sea, culo) …!

Imagen: https://www.bigstockphoto.com