CONFIESO QUE HE LEÍDO


Sustraigo parte del título de memorias (escritas en vida) de Pablo Neruda, “Confieso que he vivido”, con mil disculpas a uno de los más grandes poetas de la lengua castellana y de Latinoamérica, pero no he resistido hacerlo…

Es verdad. Confieso que he leído, mucho; que sigo y seguiré leyendo mientras pueda. Ese, diría yo, es mi secreto. El que explica por qué puedo escribir. El que me hizo redactor publicitario. El secreto que fue descubriendo para mí el universo. El que me hizo explorador de sillón, aventurero de sala, cosmonauta de mesa…

Lo que he leído y leo es casi nada en relación con lo que se ha escrito y poquísimo si tratara de compararme con cualquier lector baqueano confeso…

Decía que es “mi” secreto, porque gracias a la lectura de cuanto libro cayese en mis manos, he podido hacer que mi vocabulario creciera y continúe haciéndolo; me permite conocer el valor y la fuerza de cada palabra, el efecto que una frase causa y permite que me asome a ese universo que es la mente humana…

Como ven, “mi” secreto es lo que se diría “un secreto a voces”, porque cualquiera que lea no por “deber”, sino por placer, lo comparte; claro que siempre habrá “algo” que “hay que leer”, pero soy un convencido que la lectura, repito, no debería abordarse como obligación sino como entretenimiento: Entretenimiento que permite que uno se informe y aprenda…

Soy un convencido de que quien no lee, no solamente no puede escribir, sino que tiene una pobreza espiritual rayana en la miseria y esto me hace reconocer que soy rico (espiritualmente, que es lo que importa de veras, claro) porque poseo la fortuna que dan el abecedario y sus infinitas combinaciones…

Repito aquí lo que ya he dicho muchas veces: Enseñé cursos relacionados con la creatividad publicitaria, durante 30 años de mis cincuenta como profesional, en ocho universidades e institutos superiores, con un número, “más o menos”, de dieciséis mil alumnos y SIEMPRE mi consejo fue ¡LEAN!

Leer, al contrario de lo que decía un congresista peruano (y no sé de qué manera, médico de profesión) no produce Alzheimer, sino Cultura.

Publicado en mentemochilera.blogspot.com

PAN SIN


El pan, alimento básico humano, es común prácticamente a todo el mundo y se le hace en base a distintos ingredientes, como el trigo, el maíz y con casi todo lo que pueda convertirse en harina (y sea comestible, claro). Se le suele agregar levadura para hacerlo más esponjoso y cuando no tiene esta, se llama “pan ácimo” …

Cuentan que lord Sandwich, para ahorrar tiempo en la comida, introdujo entre dos rebanadas de pan, un trozo de carne cocida, dando origen a lo que hoy es mundialmente conocido como “sandwich” (“emparedado” en castellano castizo) o “sánguche” en el habla popular peruana…

Hoy hay sándwiches de lo que a uno se le ocurra, como el mundialmente conocido “hot dog”, que traducido al castellano es “perro caliente” (nombrecito bien poco sabroso), y que no es otra cosa que una salchicha entre dos rebanadas (o paredes, como queráis, castizos) de pan, por supuesto…

Cuando no hay nada que ponerle al pan para hacer un sandwich, la esponjosita miga interna, suplirá con un poco de tristeza al relleno ausente y será “pan con pan”, lo que se coma…

Pero modernamente hay una variedad de relleno que es inodoro, insípido e invisible: se trata del AIRE, porque pareciera que, para ahorrar y mantener una vistosidad externa apetitosa, al pan (sobre todo a algún pan “tipo francés”, peruano) se le agrega AIRE; es así como se ve un pan gordito y grande, hasta que uno muerde y resulta que es casi pura corteza o cáscara, con una miserable migaja por dentro… ¿Lo demás? AIRE.

El panadero ahorra, el comprador se sorprende primero, se enoja después, sintiéndose timado y de pronto cambia de panadero, o termina por acostumbrarse a comer pan con aire y tal vez con queso, jamón o mantequilla (esto último tal vez no califique como sandwich, sino “pan con”). El problema suele estar cuando uno corta el pan en dos con el cuchillo, porque la corteza es delgada y repito, casi no hay miga, lo que hace bien poco firme y casi imposible u buen sandwich…

Pero tal vez sea una nueva moda dietética: “pan con aire” y no nos hemos dado cuenta porque ningún “youtuber” la promociona aún …

Imagen solamente referencial: http://www.youtube.com