JOJOLETE, JOJOLETE, EL GABINETE ES DE SAINETE


Sería divertido si no fuera terrible para el Perú, su futuro y la supervivencia de la nación…

Sería divertido si en vez de tener al gobierno como escenario, el escenario fuera uno con candilejas y un telón que pudiera bajarse o correrse, para terminar con la función, con la farsa…

Pasan los días y nada sucede. El gabinete de sainete sigue en funciones, aunque nada parece funcionar, o todo estar funcionando mal; no hay que ser “derechista”, “tibio” o “revisionista” para darse cuenta de que la anomia invade al país en lo que a decisiones gubernamentales toca…

Es verdad que la percepción de lo que sucede puede ser diferente entre el Perú y Lima, pareciendo que este “clima” extraño y pasmado, importara más en la capital, pero, sin embargo, las encuestas últimas (esas encuestas en las que no creen –a conveniencia- los políticos y pareciera que el desgobernado gobierno tampoco), empiezan a mostrar que poco a poco, el país se va dando cuenta de que “algo” no funciona, que la máquina se atasca, el motor tose y los trompicones van haciendo dificultoso el avanzar…

No es risible el sainete y harían bien en bajar el telón y lo más probable, es que el público se va a sentir engañado y a las pifias, seguirá el pedido de la devolución del dinero de las entradas…

Imagen: andina.pe