LOS HUEVOS Y LA TORTILLA


El gabinete obtuvo el voto de confianza, a pesar de la grita, las manifestaciones y sus lemas, las declaraciones altisonantes, a pesar de opiniones que daban por hecho lo contrario. A pesar de todo, ganaron la confianza, a pesar de echar fuego porque Bellido habló en quechua…

Pero creo que esa es solamente una parte de este sainete tragicómico, que se proyecta peligrosamente, en el que los actores son bastante malos y donde, cosa curiosa, el presidente Castillo parece ser un personaje de gran importancia, pero sin parlamento (o sea que es una especie de “mudo” y sin “parlamento”, visto este como una institución) …

Es un personaje que quiere contentar a todos, que sonríe, inaugura alguna obra popular y cumple el papel de “bueno”, de conciliador y amigo preocupado, lo cual está bien, pero me parece que debería saber –y si lo sabe, ponerlo en práctica- que no se puede hacer una tortilla sin romper huevos. “Sabiduría Popular” le dicen y como él menciona cuando habla, al “Pueblo” todo el tiempo…  

Digo, ¿Reestructurará el gabinete?

Imagen: vitonica.com / es.123rf.com