HAY CADA RIMA…


Siempre mostraba las muñecas desnudas y decía “¡No tengo tiempo…!”, si le pedían algo y reía, sintiéndose muy “original”, enseñando que no tenía reloj …

En realidad, nunca quiso comprometerse con nada y le echaba la culpa a la falta de tiempo, aunque sí lo tenía, a montones, porque era un ocioso redomado, que se creía muy gracioso

Imagen: pinterest