PUBLICIDAD, POLÍTICA Y OTRAS HIERBAS


Por si acaso, aquí comparto una entrevista que me hiciera, amablemente, hace poco, mi amigo y ex alumno, Joan Manuel Flórez, para “Mente Mochilera“.

Es larga y noto que mi voz y las dificultades de pronunciación (que es una secuela de infarto cerebral, nomás), no son lo que eran y le agradezco a Joan Manuel por tenerme en cuenta y pensar que a alguien le puede interesar lo que pienso…

Gracias muchas a quienes tengan la paciencia de escucharme.

¡Un abrazo!

Manolo.

LAGARTIJA REPARTIJA


La lagartija es un bicho de movimientos rápidos, bastante astuto, silencioso y que puede quedarse inmóvil por mucho tiempo…

La “repartija” no necesita definición, pero se trata del nombre que se le da a una distribución arbitraria de algo, una especia de “reparto a manos llenas”. Lo que sí habría que decir es que, como práctica, a pesar de que al parecer existió siempre, la “repartija” se hizo popular en el Perú, gracias a la escandalosa repartidera de “comisiones” en un Congreso pasado, entre miembros de una misma argolla, vinculada por intereses “políticos”, de un tipo nada inocente y sí más bien delictivo…

Pero cada vez que un gobierno empieza, la “repartija” lo hace, y quiénes se alzaron con el triunfo, distribuyen puestos públicos en pago a personas que contribuyeron al éxito electoral de algún modo, y a los “amigos”, a los “simpatizantes” y a los “miembros del clan”. Copan así el Estado, para asegurarse que lo que ven como botín, se reparta y todos los posibles reclamantes, se encuentren satisfechos…

Mi experiencia personal, es que al día siguiente de empezar a trabajar como Secretario de Comunicaciones, de la Presidencia del Consejo de Ministros, en el segundo año del gobierno del presidente Toledo, recibí directamente una llamada telefónica: “¿Manuel Echegaray?  ¿qué haces ahí si no eres hermano y ese puesto no es para ti…? Si sigues, te vamos a matar…” Respondí: “Si me vas a matar, no me avisas…”. Hubo silencio y colgué el teléfono. Nunca más me volvieron a llamar…

Huelgan comentarios.

Puede sonar a algo cínico el reconocer que esto suceda, pero es la realidad real. Hace un tiempo, el carnet del partido, funcionaba como una tarjeta doble: de presentación, a la vez que de representación. El carnet agilizaba trámites, hacía merecedores de puestos, otorgaba prebendas y gollerías. Todavía debe seguir funcionando esto, que fue notorio en gobiernos pasados, pero ahora se suma de manera notoria el “amiguismo”, los “tarjetazos” y las “recomendaciones” vuelan y están a la orden del día….

Antes se “guardaban un poco las formas” y se llamaba a “gente que sabía”, para ocupar puestos visibles e importantes, o se contaba con “cuadros” del mismo partido que fueran eficientes y no tuvieran “peros”. Pero… ¡Todo cambia! Ahora se siguen –a duras penas- manteniendo algunos nombres tranquilizadores, pero como la lagartija, la “repartija” se mueve veloz y nerviosamente, amontonando nombramientos a “nn”, que resultan ser más bien, unos peligrosos “xx”, porque, como se dice, en vez de currículo, tienen prontuario…

Empezó la temporada de la “repartija” en el Estado y el poder ejecutivo y el legislativo se agitan, bullen y nadie parece querer perderse una “pieza”, lo que caiga está bien …

Cacería, safari, caza furtiva, … ¡Es temporada, y hay que aprovecharrrrrr…! ¡A comerrrrr…!

Imagen: freepng.es