BICENTENARIO


La palabra que hace de título, quiere decir “dos veces centenario” o “de doscientos años” y es usada profusamente en el Perú, cada vez más, sobre todo cuando hoy, 28 de julio del 2021, se celebra el Bicentenario de la Independencia Nacional.

Llegamos, como país independiente, aunque no figuremos entre los once primeros en serlo, según dice este cuadro: 

PaísFechaHecho
Japón11 de Febrero  del 690Ascenso del Emperador Jimu
FranciaAgosto de 843Unificación en el Tratado de Verdun
Suiza20 de Agosto  de 1000Separación del Sacro Imperio Romano
España1479Reunificación de los Reinos Católicos, expulsión de los moros.
Suecia6 de junio de 1523Fin del Reino de Kalmas, inicio monarquía de los Vassa
Portugal1 de diciembre de 1640Independencia de la unión Ibérica
Estados Unidos[A1] 4 de julio de 1776Declaración del independencia de Inglaterra
Haití1 de enero de 1804Declaración de independencia de Francia
Chile12 de febrero  de 1810Declaración de independencia de España
Colombia20 de julio de 1810Declaración de independencia de España
México16 de septiembre de 1810Grito de Dolores, separación de España

 Definitivamente, somos un país joven y aunque la cifra nos parezca grande, hay que reconocer que aún estamos en construcción y que la efeméride que hoy conmemoramos, debido a las circunstancias, no da para muchos festejos…

Entre la pandemia, el descalabro económico, “la cuestión política”, la terrible polarización nacional fruto de lo anterior, la pesada herencia de corrupción y el desaliento general, arribamos a este 28 de julio, exhaustos, divididos, desconfiados, profundamente egoístas y con la esperanza a media asta, en señal de duelo…

Miramos en el espejo del Tiempo, y vemos que la imagen refleja a un ser que parece decrépito, con la mirada triste, huidiza, sin ninguna alegría y con tanto por reparar, como para acordarse de la frase del inmortal Vallejo, “Hay, hermanos, muchísimo qué hacer” …

Dejemos de mirar lo que es pasado y pongamos las manos a la obra, pero antes, abracemos al otro, abracémonos todos y dejemos que ese hermoso río del perdón, la comprensión y el optimismo nos recorra, empapando nuestros días futuros, para que divisemos en el cielo, las aves rojiblancas que vio el Libertador, formando la bandera de la Patria, Patria que somos todos, porque todos, somos iguales y peruanos.

¡Feliz 28!

Imagen: wikipedia


 [A1]