SOMOS DE UNA VIDA CORTA…


Al lado de algunas tortugas más que centenarias y de los millones de años luz que separan a la Tierra de la galaxia más cercana, somos, como se decía cuando yo era niño, “Un chancay de a medio…” (“chancay” es un pan dulce y “medio” se refiere a cinco centavos de sol, moneda que ya no existe, y que siempre tuvo un valor ínfimo) … Por más longevos que nos sintamos, nuestro paso por esta existencia es breve, muy breve, como para desperdiciarlo en rencillas, venganzas o tonterías…

El tiempo que nos ha sido dado, aprovechémoslo, porque en verdad es corto y entre dormir o comer, se pasa volando…; tanto, que cuando de pronto, sin darnos cuenta, estaremos mirando crecer las florecitas, pero desde abajo…

¡Tempus fugit!

Imagen: laprensa.peru.com