¡FLOR DE ESPADA…! by Manolo Echegaray


MasticadoresVenezuela&Colombia

El gladio (o “gladius” en latín, es la espada corta que usaban los legionarios romanos, con hoja de doble filo, recta, ancha y que medía, aproximadamente, medio metro de largo…

El gladiolo (o “gladiolum”, en latín), es una planta que da flores y sus hojas son estrechas, alargadas, bastante rígidas, que se cultiva esencialmente para obtener las flores…

El nombre de la planta se atribuye a Plinio, y se debería a la forma de las hojas, similares a la del “gladius”, esa espada romana, que empuñaban también los “gladiadores”, en sus torneos y a los que ganaban los combates, se les entregaba la flor del gladiolo, como símbolo del triunfo y la victoria…

Ver la entrada original

PANCONPALTA


El apodo se lo pusieron, porque además de llevar todos los días, al colegio, en su lonchera, uno, era bueno como un pan y se “palteaba” (o sea, se preocupaba) por todo, por lo mínimo y cuando no había motivo alguno.

El motivo de su “palteo”, era la inseguridad que le producía que su padre se hubiera ido de la casa y que cuando regresaba de clases, solamente estaban la empleada y el gato; su madre regresaba por la noche y después de un “¡Hola! ¿Cómo te fue…?” y una media sonrisa, se metía en su cuarto y cerraba la puerta.

Era Filomena la que le llevaba una bandeja a su madre, con la comida que preparaba y que compartía con él, en la cocina. Después de recoger la bandeja, lavaba la olla, los tres platos, los cubiertos y los vasos, mientras él se acomodaba en la mesa del comedor, para hacer sus deberes escolares…

Después en su habitación se ponía el pijama y las zapatillas, iba al baño, se lavaba los dientes y después hacía “toc-toc” en la puerta del cuarto de su madre y decía “Buenas noches mamá…”, sin esperar una respuesta que no venía nunca, regresaba a su habitación y se metía en la cama, para leer el libro que contaba las aventuras de un pirata y esperar a que Filomena terminara sus quehaceres, viniera a sentarse a los pies de la cama y siguiera contándole de su pueblo, de las fiestas bonitas y las mil historias que sabía…

Él se quedaba dormido, Filomena apagaba la lamparita y se iba a acostar, porque a la mañana siguiente había colegio y a Julito tenía que prepararle el desayuno: 2 tostadas con mantequilla, una taza con leche y “Milo”, bien caliente; también la lonchera: Un pan con palta, un paquetito de galletas dulces y el termo con el “Milo” que tanto le gustaba…

A “Panconpalta”, cuando le preguntaban el nombre de su mamá, decía Rosa, pero lo que quería decir era Filomena…

Imagen: chifaperuanomadrid.com