CUARTO CRECIENTE


De niño, oyó alguna vez hablar del “cuarto creciente”, preguntó qué era “creciente” y le dijeron que era algo que aumentaba, “que crece, pues, preguntón…” y entonces se quedó pensando en cómo sería eso, de una habitación, o sea, como su cuarto, que crecía, porque le parecía muy bueno si su cuarto fuera de esos, crecederos, para que no estuviera tan lleno de juegos, juguetes, muñecos, libros de cuentos, ropa, toallas, de zapatos y zapatillas, de su colección de avioncitos, de las cajas cerradas con cinta pegante, que tenían escrito “mamá”, “papá”, “vajilla de abuelita”, “documentos y papeles”…

Su cuarto, que estaba tan lleno de cosas, que apenas cabía la cama, chiquita –no como la de sus papás-, además de la cómoda, que tenía los tres cajones llenos, en los que se mezclaban envolturas de chocolate, dos pijamas, y un sinnúmero de objetos que guardaba como tesoros…

Un “cuarto creciente” … ¡Ojalá fuese así su cuarto y no tuviese que poner sobre la cama al dragón de peluche, a los muñecos de “Toy Story” y su bata, cuando no estaba acostado (aunque la bata siempre estaba a los pies y él dormía abrazado al dragón), o sea de noche …

Era macanudo que viniese la noche y dormir, para soñar con un cuarto que crecía, se inflaba y le permitía tener todo allí dentro, sin que sintiera que las cosas lo apachurraban…

Cuarto creciente” … Lo tendría en su casa, cuando fuera grande, trabajara… Pensándolo mejor: ¿Y si todos los cuartos de su casa fueran “crecientes” …?

Imagen: ElBlogVerde.com

PUBLICADO EN EL BLOG masticadoresvenezuelacolombia.wordpress.com 9.7.2021

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

4 comentarios en “CUARTO CRECIENTE”

  1. ¡Gracias Francisco! “Si no os volvéis como niños, no entrareis en el reino de los cielos”, la frase dirigida a cristianos y católicos y en primera instancia a los judíos, lo dice muy bien. El ser niño de pensamiento, puede meterlo a uno en problemas, pero no tiene la barrera de lo imposible. Voy a decir lo que tal vez sea una barbaridad: El creativo es un niño y la característica de los niños es la curiosidad… Creativo que no es curioso como un niño… ¡Abrazo limeño, grande! 🙂 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s