RECORDANDO…


Dicen que recordar es volver a vivir y el siguiente, es un pequeño artículo que publiqué en “CODIGO”, el 27 de febrero del 2019…

RAPIDOL DORADO

Era un aceite para carros que se vendía y publicitaba en el Perú hace muchos años, tantos que he buscado en Internet, ese auxiliar inapreciable entre otras cosas cuando se trata de remontarse en el tiempo para encontrar datos e imágenes y no he encontrado nada; sé que en alguna antigua revista que tengo guardada en…., hay un aviso (en blanco y negro, claro) donde se “humaniza” al producto como una gota con ojos y amplia sonrisa: tal vez está guiñando un ojo y haciendo con la mano el símbolo de “OK”, pero por supuesto, confiar en la memoria no es lo más correcto…

Este artículo viene a propósito que mi padre (y seguro muchas personas más) decía “rapidol dorado” para significar que hacía o quería algo muy rápidamente y esto es una vieja muestra de cómo la publicidad se convierte en parte integrante del habla popular cuando acuña palabras, frases y expresiones que luego se integran naturalmente al diario hablar y comunicarse; esto ha sucedido siempre y es un indicativo de la “potencia” que la publicidad tiene en la vida común.

Las “frases felices” se cuentan por montones y han pasado a ser parte del acervo popular que las adopta y les da a veces significados que no son el o los que se plantearon inicialmente y es que la publicidad influye de maneras impensadas en una sociedad que cada vez tiene más acceso al conocimiento y está más interconectada…

Para terminar, vuelvo al tema de la responsabilidad del publicitario en la formación de esta sociedad que es más amplia, diversa y complicada, una responsabilidad que va hasta colocar en la mente y en la boca del consumidor las palabras que dice: es algo que hay que tener siempre presente y tomar muy en cuenta.

codigo.pe / 27 febrero, 2019 in Columnistas, Master Manolo.