BURBUJAS


Muchos viven dentro de burbujas y son munchas las burbujas que hay; están flotando en medio de una realidad que se encuentra totalmente aislada de cada una y a su vez, las aísla a las unas de las otras …

Hay diferentes contenidos, pero por fuera, todas son iguales en su esfericidad, aunque varíen de tamaño: las hay de bienestar económico, de fanatismo religioso, de politiquería, de “zona de confort” y en general, de cuanto tema se pueda pensar…

Cada burbuja es un mundo que se retroalimenta, donde los “argumentos” flotan internamente, dando pie a un pensamiento único, que, por la naturaleza de la burbuja          – vuelvo a decirlo- no tiene contacto alguno con la realidad, ni tampoco con sus pares esféricas…

Son burbujas opacas, porque no permiten ver desde dentro, hacia afuera y esta condición permite que los habitantes de cada una, vivan en “su propio mundo”, sin preocuparse más que por ellos mismos y seguros de sí…

A veces, se rompe una, estalla, lanzando a sus inquilinos a la realidad, en la que sienten que se ahogan y entonces bracean para juntarse y agarrados de las manos, empezar la construcción de otra burbuja mental, igual a la perdida, a la anterior, a esa que les daba seguridad, que los aislaba de una realidad que, dentro de sus esferas, se negaban y se negarán a admitir. Empezarán de nuevo, se sentirán a salvo y muy cómodos.

Imagenbbva.com