EL ORDEN DE LAS COSAS


Le gustaba el orden.

Era un verdadero fanático de ordenarlo todo: Por tamaño, por fecha, por letra inicial, por número, por color, por sonido, por textura, hasta por sabor en la comida y olor en los perfumes y colonias.

Tenía ordenados sus papeles y seguía un orden estricto: acostarse, dormir, despertar, levantarse, tomar un café, lavarse los dientes, darse una ducha y así, ordenadamente, seguir con cada actividad en el día. Hasta tenía entrenados su estómago y la vejiga, para ir al baño siempre a la misma hora.

Ordenadamente, pagó todo lo que tenía que pagar, hizo su testamento dejando todo lo que tenía a su gato, escribió un correo electrónico a sus cinco amigos y para seguir el orden, se pegó un tiro y se mató, no sin días antes haber separado nicho en el cementerio y ordenado su entierro.

Solo le faltó que hubiera café para los que fueran a su velorio.

Imagen: http://www.renataroa.com

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s