NACÍ EN EL 47 Y TENGO 74


Ocurre una vez en la vida.

Es lógico mi edad sea mayor que las dos últimas cifras del año en que nací, pero aun así me resulta curioso, porque si las volteamos, 47 es 74 y 74 es 47…

No sé si es que le importará a alguien, pero este año, es una curiosidad “matemática”, para mí, al que las matemáticas siempre fueron “esquivas”, no porque ellas se corrieran de mí, sino porque yo hui de las matemáticas, como lo hice y sigo haciendo, de las verduras…

Es tan curiosidad, como que comparto con un grande, la fecha de nacimiento, porque Leonardo Da Vinci y yo, somos del 15 de abril. Seguramente hay muchas más coincidencias, algunas no tan agradables o importantes, pero desde que tengo memoria, celebrar aniversario el mismo día que Leonardo, fijó para mí una especie de meta (que nunca alcanzaré) y me ha servido para tener un “modelo” que tampoco podré nunca igualar, pero me sirve siempre como una especie de “luz-guía” en muchas situaciones, al preguntarme qué es lo que él hubiese hecho en un caso determinado….

Sé que hay siglos de distancia en tiempo y un verdadero espacio sideral nos separa en conocimientos y habilidades, pero es en quien pienso, al extremo de que cuando me entrevistaron hace muchos años en Colombia, para cubrir la plaza de director creativo en la agencia de publicidad McCann Erickson, me preguntaron que a quién admiraba más y yo, sin dudarlo, dije que a Leonardo Da Vinci y cuando me pidieron “razones”,  respondí que porque era un hombre múltiple, al que no le importaba fracasar en algo, porque sus logros eran siempre mayores…

El modelo es inmenso y vuelvo a decirlo, va a ser imposible que lo alcance, pero creo que el truco es correr y no darse por vencido. Por lo menos eso es lo que intento hacer desde hace 74 años.

Imagen: depositphotos.com