CONEJOS DEL SOMBRERO


Siempre salía con una ocurrencia, una novedad, la respuesta inesperada…

Sacaba conejos del sombrero” y era famoso no solamente por lo oportuno, sino por la “pirotecnia” que usaba al hablar, para argumentar o aseverar algo.

Era ducho en asombrar y lo hacía eficientemente, dejando con la boca abierta al auditorio, que sentía ganas de aplaudir su gran habilidad…

No importaba el número de los oyentes, los temas que se trataran o la situación: Palabras que parecían cuidadosamente elegidas, los pensamientos “irrebatibles” y la actitud pacífica, pero triunfadora, eran sus “armas”.

Se jactaba de que nunca, nadie, le había ganado en una discusión o en un debate. Era veloz, brillante y muy popular…

Pero había un problema:  Era parlamentario y únicamente hablaba.

Imagen: es.vecteezy.com