EL SÓLIDO ESQUELETO


Lo encontraron debajo de toneladas de tierra, que ocultaban la Ciudad de los Sueños.

Parecía dormido, acostado sobre lo que fueron cojines gigantescos, hechos de esa seda que tejen, laboriosas, las arañas, de noche y que estuvieron recamados en plata.

Era inmenso, muy grande, todo de piedra-jade que, a pesar de milenios oculto, a la luz de los soles, respondía con brillos silenciosos.

El sólido esqueleto, hablaba de una raza de gigantes, que honraba a sus muertos y fabricaba estatuas de los mismos, para el recuerdo eterno.

Los dioses, que observaban el desenterramiento desde su atalaya en el monte nevado, parpadearon a coro y el esqueleto, de dura piedra-jade, despertó de su sueño, sentándose despacio y bostezando lento.

Esto vieron los soles que nunca se ponían; esto hicieron los dioses, parpadeando a coro y de pronto, la Ciudad de los Sueños, terminó convertida en una pesadilla, de la que nunca, nadie, podría despertar.

Imagen: antediluviana.blogspot.com

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s