A PALABRAS NECIAS…


Oídos sordos, dice el refrán.

Un amigo mío “modernizaba”, con un: “A palabras eléctricas… ¡Oídos desenchufados!” y para aumentar, decir que “A palabras de borracho… ¡Oídos de mostrador!

Bueno, a veces es preferible ser “sordo como una tapia”, apara no escuchar estupideces…

Imagen: masquecuidar.com