LOS CAZAFANTASMAS


tasmas by Manolo Echegaray

Fecha: 26 febrero, 2021

Aunque el cazador sea un experto, no es menos cierto que alguna vez, sea cazado….

AC*

Cuando niño, vio la película un montón de veces, se sabía de memoria la canción, jugaba a “Los Cazafantasmas” con sus amigos y era verdaderamente un “fans”.

Creció y siguió gustándole el tema. Veía cuanto aparecía sobre el asunto en Youtube e Internet. Con dos compañeros, fanáticos como él, decidió hacer una realidad el sueño.

Su primera aventura fue en una vieja casa abandonada, de las afueras del pueblo, a la que entraron subrepticiamente una noche,; allí no redituó nada, salvo polvo en la ropa, el recuerdo de telarañas manoteadas a la luz de las linternas y de los correteos de lo que debían ser ratas o ratones.

La segunda incursión de “cacería” tuvo como lugar un almacén cerrado, dentro del cual las linternas descubrieron pilas de periódicos viejos, cajas desperdigadas por el suelo y aguzando el oído, escucharon una especie de pasitos cortos, seguidos del resuello de alguien o algo que respiraba rápidamente.

La luz dirigida, nerviosamente a todos lados, reveló a la pequeña sombra móvil, que se ocultaba detrás de un grupo de cajas. Con cuidado, sin dejar de apuntar con las linternas, caminaron hasta el lugar y las luces, unidas, descubrieron a un hombre pequeñito, que levantaba las manos hacia ellos, como diciendo “¡Basta…! ¡Basta…!”. Miraban aterrorizados, curiosos y en silencio, mientras el hombrecito se quitaba la gorra roja que traía puesta y decía: “No me hagan daño, amables señores…, soy solamente un vejo, el guardián de las cajas, el archivero de los periódicos… Estoy aquí, porque no me quise ir cuando todos se fueron y me quedé solo, nadie me echó de menos y ahora… No sé cuánto tiempo ha pasado, pero creo que me dormí… Las luces y sus presencias, me despertaron. Me escondí, porque no quería que me encontraran y me hicieran ordenar cajas y periódicos…” “¿En qué día, en que mes y en qué año se fueron todos, lo recuerdas…?”, preguntó el más avezado de los Cazafantasmas. “Debe haber sido ayer, me dormí, pero es enero de 1824 ¿No es cierto…?

El silencio pareció hacerse más denso y el hombrecito se puso la gorra roja, que tenía una borla en la parte superior y dijo: “Ahora, si me disculpan…, ya me voy, no se molesten…”

Entonces, desapareció, justo cuando, extrañamente, las linternas se apagaron y la oscuridad hizo imposible ver absolutamente nada.

Publicado por el blog “masticadoresmuchasalmas”

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s