Un escape divino


¡ES UNA MARAVILLA…! 🙂 🙂

Sebastián Felgueras

 Línea A del subterráneo de Buenos Aires – 10:33

– Como te decía, tengo un compromiso impostergable; ante tu insistencia, solo me quedó lo opción de atenderte en el subte…

– No hay problema; escuche doctor, hace días, semanas, que cada vez que miro el reloj, marca la misma hora, me ocurre día tras día…

– Es algo común, puede que debas darle cuerda, o tal vez cambiarle la pila…

– He leído que podría tratarse de una señal, de un llamado de los ángeles…

– Y si tenés familiares por ahí, puede que te llamen, ¿por qué no? A mí hace una semana que me llaman de Asunción, no es que tenga familiares, insisten los de un hotel en que les devuelva tres toallones y la bata de baño.

– Además, desde hace unas tres noches escucho voces, murmullos, una música que no distingo bien, tal vez sean…

Ver la entrada original 1.292 palabras más

SUFICIENTE ES SUFICIENTE


La doctora Pilar Mazzetti ahora es ex ministra de Salud del Perú. La reemplaza el doctor César Ugarte, también de amplia trayectoria personal, profesional y política…

La doctora Mazzetti debe haber dicho “¡Hasta aquí no más!” y la gota que seguramente ha colmado el vaso de su paciencia, ha sido la estupidez de un congreso que la maltrató en repetidas oportunidades, citándola para hacerle preguntas, o que no podía responder, por ser el tema ajeno a sus competencias, o que ni a un idiota se le hubiera ocurrido preguntar. Bueno, los congresistas (no todos) que son idiotas, cretinos y se sienten la mamá de Tarzán, preguntaron altisonantemente, maltrataron a una profesional –ellos que ni instrucción primaria tienen o parecen tener- que no solamente es una eminencia en su ramo, sino que puso en su sitio a los que argumentaban que el Covid era una tosecita, diciendo las cosas como son. Fue dura, porque la Verdad es dura y “Dorar la píldora”, hace que lo que se tiene que tragar sea bonito, pero esconda la muerte, porque es ineficaz.

Mazzetti puso su conocimiento al servicio del Perú y arriesgó su prestigio bien ganado. Los coliformes fecales que conforman el congreso (repito, no todos son una mierda) le hicieron la vida a cuadritos y nadie, con un mínimo de decencia (palabra desconocida para los coliformes fecales), hubiera hecho otra cosa que lo que hizo Pilar Mazzetti: renunciar.

Ahora, hay un nuevo ministro de Salud y estoy seguro que el juego de los impronunciables va a seguir. No les importa que los peruanos mueran, que la economía nacional se desplome, que todo sea un caos absoluto y destructivo, mientras ellos reciban sus sueldos, disfruten de sus prebendas y gollerías, además de frotarse las manos manchadas de sangre inocente, por el entusiasmo que les produce el “negocio” que están haciendo gracias a la pandemia y a la vida de los peruanos.

Deberían ser borrados de la faz de la tierra, pero al parecer, seguirán medrando y moviéndose a sus anchas en la materia fecal que llena silos y desagües; parecen inmortales, pero cuando el sol de la Verdad y Justicia, seque la caca, no tendrán de qué alimentarse y morirán, tan muertos, que ni rastro habrá de ellos en la Historia.

Imagen: noticias frecuentes.com