EL MAESTRO CAYCHO


El “maestro” Caycho era sastre, vivía y trabajaba en Barranco. Ese Barranco que fue, el Barranco de mi infancia, donde todo era familiar, amigable y sonriente. Seguramente, porque en esa época, para un chico como yo, de clase media, y bastante ajeno a lo que sucedía en realidad, los problemas se reducían a encontrar el sábado un nuevo “chiste” (revista) de “Porky y sus amigos”, que a mi madre se le ocurriera servir espinacas en el almuerzo (mis “enemigas”, junto con todas las verduras), o que no me dejaran escuchar al “Zorro” Iglesias, en el programa cómico de radio, “Las Zorrerías del Zorro” …

Mi padre se hacía arreglar los ternos donde el “maestro” Caycho, que tenía su taller en la avenida Grau; allí íbamos con mi madre que llevaba un paquete de papel “kraft” marrón, bien atado con pita, dentro del cual estaba el saco o pantalón que necesitaba un “zurcido invisible” u otro arreglo, o recogía la prenda que habíamos llevado días antes para “componer”, que también le era entregada envuelta               –después de la inspección aprobadora- en papel “kraft” marrón, atado con pita.

No recuerdo haber visto que mi padre se probara un terno nuevo, hecho por el “maestro” Caycho, o es que sus “pruebas” de terno nuevo, las hacía al volver del ministerio de Fomento y Obras Públicas -donde trabajaba- casi al anochecer, cuando yo ya no salía.

Sí recuerdo los maniquíes en la sastrería, que tenían puestos sacos a medio hacer, con marcas de tiza y puntadas grandazas, donde el hilo blanco era llamativamente notorio y

para mí, resultaba curioso, que esos remedos de persona, no tuviesen cabeza, sino una bola pequeñita de madera en vez de ella…

El “maestro” Caycho tenía un par de empleados y sus hijas atendían a los clientes, detrás de un mostrador largo que siempre tenía a un costado retazos de tela, un centímetro de hule amarillo y alfileres en un pomo pequeño. Estaba también el rollo de papel “kraft” – para envolver los trabajos- en su “dispensador” que no era sino dos parantes de madera, atornillados al mostrador con un tubo entre ambos y que atravesaba el rollo. Al lado, había un ovillo de pita.

Me fascinaba ir donde el “maestro” Caycho, porque su pequeño establecimiento, estaba más bajo que la vereda y tenía dos escalones que llevaban a él. Era el único que había visto y siempre me pareció divertido mirar a la gente que caminaba por la calle, desde abajo, donde, dependiendo de la ubicación, lo primero que veía eran piernas y zapatos…

Cosas y recuerdos de niño”, pensarán los que lean esto, pero es que son esos recuerdos de mi niñez, esas cosas y gentes sencillas, las que hicieron que fuera feliz, muy feliz.

Imagen: es.dreamstime.com

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s