HISTORIA EN UNA TARDE DE CALOR by Manolo Echegaray


MasticadoresMuchasAlmas (Venezuela&Colombia)

Apariencia, aquello que da una idea a los que están viendo, pero que casi siempre es producto de su sola imaginación.

AC

– “¡Es un experto en mate…!”, le dice un chico a otro, señalando a un hombre mayor, que, en camiseta, estaba sentado haciendo nada, mientras esa tarde, el calor parecía hacer de la vereda una plancha freidora…- “Ingeniero o profe…?”, preguntó el muchacho, pensando en que no se le ocurriría nunca que hubiera un matemático en una de las casas vecinas.

– “Noooo, era conductor de ómnibus…, pero ya no trabaja…”

– “¿Se dedicó a los números…?, preguntó el otro.- “No sé, pero sabe de mate más que nadie…, la gente se reúne para oírlo, cuando entre mate y mate, cuenta historias de costumbres y yerba.”

Ver la entrada original

EL COLOFÓN


Pensaba que un colofón era un colofo grandazo, descomunal, inmenso. Un gran bicho, parecido a los dinosaurios de las ilustraciones, pero en versión maxi. Una especie de dragón (dragón y colofón sonaban igual) como el de los cuentos.

Cierto día, ocioso, la palabra colofo le vino a la mente y se puso a buscarla en Internet: no existía, pero sí colofón, que resultó no ser un colofo grandazo, sino algo que no tenía nada que ver con lo que él creía que era…

La imaginación es mejor que la realidad, porque si una especie de dragón grandazo resulta que en verdad es el final de un libro, con datos de impresión o el final de algo, la imaginación es, por lo menos, bastante más entretenida.

Imagen: http://www.happyhentoys.com