LA PINTURA


El padre de Hans, alguna vez le contó que ese era el retrato de alguien, que, en la lejanía del tiempo, había sido un familiar, pero no sabía quién era, exactamente, ni de cuantos años estaban hablando. Era una herencia que pasaba de generación en generación, porque él lo había recibido de su padre, que lo recibió del padre de su padre y este…

Era evidentemente un retrato. El de un hombre que miraba fijo, de hito en hito, a los ojos del espectador y tenía la particularidad de seguir mirándolo, aunque este variara de posición. Al moverse, los ojos del cuadro parecían seguirle, pues le miraban fijo, sin importar el sitio desde donde se le mirara…

La particularidad del cuadro llamaba la atención y tal vez esa fuera la razón de su permanencia en la familia, nadie sabía desde hacía qué tiempo. Lo único que se sabía, era que nadie quiso venderlo nunca, no tenía firma alguna, estaba pintado en tela y enmarcado sencillamente, en madera que se notaba barnizada…

Lo que nunca supieron era que el personaje del cuadro fue un hombre que vivió allá por el 1,700, en Flandes, que había sido el hijo negado de una recontratarabuela de la familia, que pasó su vida encerrado y encadenado por la cintura, en una habitación, que tenía un ventanuco por el que le pasaban agua y comida…

Encargaron a un pintor que le retratase y este, después de mirarlo varias veces por la pequeña ventana para fijar sus rasgos y hacer bocetos a lápiz, lo pintó casi de memoria, pero lo que más le llamó la atención fueron sus ojos, muy abiertos, de mirada fija, que lo persiguieron por mucho tiempo en sus pesadillas. Eran unos ojos que no pestañeaban y parecían decir “¡Sácame de aquí!”.

Hans necesitaba dinero urgentemente y decidió vender el cuadro. Lo llevó a una tienda que compraba antigüedades. Regateó poco sobre el precio que le ofrecieron y aceptó la transacción.

Nadie se dio cuenta de inmediato del cambio, pero almacenado el cuadro, en él, el personaje, tenía cerrado un ojo, como si lo guiñara en señal de complicidad, diciendo “¡Gracias …! ¡Por fin me libré de esa familia de imbéciles…!”.

Imagen: rpp.pe

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

5 comentarios en “LA PINTURA”

  1. ¡Hola Manolo! Siempre que puedo, aunque sea muy a la rápida, leo tus entradas. Eres ameno, entretenido y, tienes una capacidad increíble para escribir, crear o relatar historias. ¡Admirable!
    Me alegra mucho que ahora se pueda comentar; pasó mucho tiempo en que nos dejabas con las ganas…
    Deseando que estés bien y sigas así. ¡Un abrazo!

  2. ¡Mil gracias por tus comentarios, Saricarmen…! En realidad, reo que siempre han podido comentar acerca de mis borrones, pero tal vez algo de la configuración de WordPress lo impedía. Es raro, porque sí me han llegado comentarios, e incluso uno donde me decían que no se podía comentar… Eso sí, reconozco ser flojo para responder… En fin, gracias nuevamente por leer y comentar. Espero seguir escribiendo y que te guste lo que ves…
    Un beso😘,
    Manolo.
    ✌️

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s