DEJA LA ALMOHADA, APÓYATE EN EL ALFÉIZAR, CÓMETE ESTA ALMOJÁBANA Y TRAES AGUA DEL ALJIBE


Solo cuatro palabras, empezadas por “AL”, una de uso diario, la segunda usada en la arquitectura, la tercera, común en países como Colombia y los de la zona del Caribe y la cuarta que se usa, pero poco.

Las tres provienen del árabe y significan cosas bien diferentes, como el cojín grande donde apoyamos la cabeza para dormir, la parte de abajo o borde de una ventana (también se les llama así a los bordes del hueco de una puerta), una preparación culinaria dulce o salada y finalmente, de ese modo es llamado el depósito donde se guarda el agua potable.

Estas, como muchas palabras de nuestro idioma, tienen origen árabe-andalusí y son una pequeñísima muestra, de cómo las culturas influyen unas en otras.

Generalmente no nos damos cuenta, pero nuestro idioma es muchos idiomas en uno solo.

Imagen: aprendiendocondalad.blogspot.com