CORRIENTE


Le asombraba que la corriente fuera eléctrica, alterna, continua, marina, del río y suponía que por eso era tan corriente, tan común, aunque claro, la eléctrica era peligrosa y había que andarse con cuidado porque daba sacudones y podía matar, lo mismo que si a uno lo agarraba nadando la corriente de agua que recorre el mar, que traicionera, lo alejaba de la playa y sin más se lo tragaba; o si a un imprudente se lo llevaba la corriente del río, porque iba a terminar igual que los perros, que hinchados, flotaban aguas abajo.

Resultaba que no era tan corriente la corriente; corriente, sí, pero peligrosa.

Imagen: depositphotos.com

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.