¿TODA COMPARACIÓN ES UNA OFENSA?


Muchas veces me he preguntado de donde vienen ciertas comparaciones que terminan volviéndose “virales”, si es que aceptamos este modo de transmisión como posible en un idioma y concluyo en que el ingenio y la sabiduría popular, encontrarán siempre esos “parecidos” que a veces nos hacen reír y otras pintan al comparado, tal y cual es o está…

“Fuma como chino en quiebra”

“Más vivo que las arañas”

“Afilado como lengua de suegra”

“Inoportuno como pedo en un velorio”

“Bruto como una piedra”

“Come como preso político”

“Largo como chalina de culebra”

“Huele como si se hubiera muerto”

“Veloz como escupida de músico”

“Desconcertado como perro en ascensor”

“Incómodo como diablo en misa”

“Feliz como una perdiz”

“Exprimido como limón de emolientero”

“Está como palo de gallinero”

Imagen: pt.slideshare.net