FLACO FAVOR EL DEL OLOR


Un “flaco favor” es algo que no favorece absolutamente en nada y por desgracia en la publicidad abundan los textos que es mejor olvidar, porque si el producto o el servicio al cual se refiere y para el que está compuesto, tuviera sentimientos, se avergonzaría…

He elegido un ejemplo, que leí en el envase de un aromatizador ambiental en spray, de una marca que no mencionaré, pero que es muy popular…:

“Las energéticas notas marinas se combinan con el reconfortante aroma del jazmín y el romero para transportarte hasta la hermosura del océano”

Hacía mucho tiempo no leía algo así de “poético” para describir la sensación que debe dejar el olor de un ambiente rociado con “X”.

El olor marino puede ser energético, plácido para otros, o tal vez sea evocador. Pero cuando a esto se le mezcla el olor del jazmín (el que, si no me equivoco, se huele especialmente por las noches) y el del romero, que es una hierba que según dicen es afrodisíaca (consagrada por Afrodita, diosa del amor), que transmitiría vibraciones limpiadoras y purificadoras, creo que se arma un merengue odorífero de posibilidades, que el redactor de este texto nos dice que percibiremos en el aromatizante de marras.

No a sé ustedes, pero a mí, el parrafito me deja patitieso, aunque debe ser porque yo no tengo imaginación y no puedo” soñar” que estoy – de noche- en una playa solitaria, y que en los cerros cercanos crecen el jazmín y el romero, cuyos aromas, salutíferos y afrodisíacos, trae el viento y lo amalgama con el olor yodado del mar… No tengo la imaginación para ver, arriba, a la luna, que es testigo de mi éxtasis… Sobre todo, si estoy en la sala de mi casa, tratando de que desaparezcan el olor a fritura y a cebolla que viene de la cocina, porque pronto llegarán los invitados…

Imagen: comocriar.org

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.