De lo que nada y de lo que vuela by Manolo Echegaray


MasticadoresVenezuela&Colombia

Cuando miramos lo inmenso del cielo y el mar, encontramos nuestra propia pequeñez…

AC

Miraba al cielo y pescaba en el mar; nunca había intentado nadar y sabía que surcar el aire no podía. Sualimento venía del mar, de los pecesque conseguía. También comía las aves que podía atrapar en el suelo, mientras, descuidadas, picoteabanenla arena de la playa.

Miraba al cielo y solamente se mojaba hasta los tobillos en el agua, porque temía a esa inmensidad líquida e impredecible que siempre sonaba, emitiendo un ruido monótono que solía ser interrumpido porotromuy fuerte,cuando las manchas blancas, que venían al parecer de lejos,se elevaban amenazantes para deshacerse con estruendo, en la arena húmeda.

Alguna vez pensó que podría haber algo mucho más grande, para quien él fuera comida, del mismo modo que las aves distraídas y los peces brillantes, pero desechó la idea, hasta que fue muy tarde y el extraño…

Ver la entrada original 12 palabras más

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.