PARECE PERO NO ES


El hombre, ya mayor, entra a la tienda de repuestos y accesorios para autos, se acerca al mostrador y le pide al dependiente: – “Joven, quisiera saber si tienen bacas…

El vendedor mira extrañado al cliente, pero al verlo muy serio, concluye rápidamente que no está bromeando:           

  • “Disculpe usted señor, pero lo que vendemos son repuestos y accesorios para automóviles…
  • ¿Y no tienen bacas…?

El vendedor, muy educado: – “No señor, creo que está en el lugar equivocado, si lo que busca son esos animales que dan leche…

El cliente lo mira, se quita los anteojos, se los pone y vuelve a mirarlo: – “¿Leche…?” De pronto sonríe, se vuelve a quitar los anteojos y ríe abiertamente…

El vendedor no entiende nada y mira para todos lados, mientras el cliente sigue riendo y poniéndose los anteojos le dice: – “¡Baca con b grande, no vaca, la lechera…! ¡Es esa armazón que se pone sobre el techo del auto para llevar el equipaje…!

El vendedor, mosqueado, le responde: – “¡Parrilla, quiere decir usted…, pa-rri-lla!”.

  • ¿Parrilla dice? ¡No voy a hacer ninguna parrillada…!
  • No tenemos parrillas para auto, señor.
  • “¿Y gatos…? ¿Tendrán gatos…?