CONVERSIÓN


La polilla, acostumbrada a la oscuridad del ropero, salió por la ventana y deslumbrada por la luz se dejó llevar por el viento, sin saber que vería en su errar los campos, las ciudades, el mar y el sol, novedades todas que con sus colores le llenarían las alas para convertirla en un arco iris volador, en mariposa.

Imagen: http://www.pinterest.com