IDIOTAS TITULADOS


De qué los hay, los hay… “Son pocos, pero son… Abren zanjas oscuras en el rostro más duro y en el lomo más fuerte. ¿Serán tal vez los potros de bárbaros atilas, o los heraldos negros que nos manda la muerte?”*

Ahora tienen un micrófono y atacan delante de las cámaras de televisión y son periodistas que creen que el cartón y el micrófono les dan derecho a todo y agreden a una mujer mayor que ha comprado cosas y se va a su vehículo, apuntando con su arma electrónica hacia la mujer-víctima, para espetarle de forma altanera e inquisitorial un “¿¡porqué lo hace… No sabe que está prohibido…!? “, sin pensar siquiera que esa mujer mayor tiene que ir ella misma a comprar para que su marido que es bastante mayor que ella y no puede salir, coman, porque están solos…

Pero no.
El idiota graduado, con la mayor dureza la usa como cebo de su vil “entrevista” y sigue muy orondo buscando otro anciano o a un indefenso hambriento y gritarle sus preguntas inútiles para irse satisfecho de un día más de caza, con las presas cobradas, grabadas asustadas en video para así cobrar después lo que él llama “ganado con mi trabajo honrado”…

Creo que esta pandemia trae muerte y siembra “periodistas” que crecen como la mala hierba y ejecutan su estúpida rutina deleznable de preguntas ante los ojos de todos nosotros…

¿Es que no hay nadie sensato y no mercantilista que les diga que paren, apaguen su micrófono y se vayan, en puntitas de pies, un poquito a la mierda?

*”Los Heraldos Negros” César Vallejo.