OBLONGO


Hay palabras que uno no usa nunca y supongo que la RAM (memoria de acceso aleatorio) de mi cerebro y la de cualquiera, debe tener bytes de información para dar, prestar y regalar relacionados con las palabras…

Capturamos palabras y las vamos almacenando para hablar o entender a otros, para escribir, para utilizarlas cuando necesitemos comunicarnos… ¡O hablar solos!

Algunas palabras tienen brillo de lo usadas que están y hay otras opacas por falta de un roce usuario constante, mientras que el moho crece y se apodera de aquellas, que olvidadas, duermen un sueño similar al de los justos…

Claro que a veces una palabra nueva se inmiscuye y gatea para encontrar un rinconcito a ver si se hace popular, convirtiéndose en esos brillantes vejestorios gastados por el uso continuo y se Esperanza, porque como novedad, la usan seguido en el principio…

Esas palabras que no se usan nunca, sobre las que ni moho queda, están peladas y en posición supina, con las manos cruzadas sobre el pecho…, Para mí, OBLONGO es una de ellas que aunque signifique otra cosa, parece el nombre de un nativo africano, que si es que fuese rey, podría ser OBLONGO I «Matador de Leones»…

Como OBLONGO, debe haber una verdadera colección de palabras que no uso y eso que mi vocabulario es nutrido, lo que hace que me pregunte si en esta época de emoticones y stickers sin palabras, los usuarios asiduos de celular y otros chirimbolos con teclas, que abrevian hasta las abreviaturas o no pasan del «like», tendrán palabras sin usar para la venta o solamente un montón de malditos jeroglíficos.

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.