GG: ¿JE JE?


Bueno, tal vez el señor, youtuber, chileno y muy famoso – para que rime- se cree muy gracioso.

Miles de personas que lo sufren – perdón, que lo siguen- me dirán que soy un imbécil amargado que no entiende lo que es popularidad en tiempo de las redes sociales y que no debo entender que la tecnología actual permite, como es éste el caso, democratizar el humor, poniéndolo al alcance de cualquiera.

Tal vez tengan razón, pero el que sean muchos miles sus seguidores me tiene sin cuidado, porque recuerdo esa frase que dice “Coma caca, cincuenta millones de moscas no pueden equivocarse”…

Me parece deplorable el uso que se da a Youtube en este caso específico porque, aunque está lleno de sandeces, sus posibilidades son, diría yo, casi infinitas y muchísimo mayores que la que estos esperpentos ofrecen.

Seguramente es que la consideración por la inteligencia humana ha alcanzado un nivel sub cero y se cree que divertir es hilvanar patochadas que no merecerían el esfuerzo de curvar la boca hacia arriba…

Bueno pues, es decisión de los seguidores del tal Germán Garmendia (¡maldición, ese era el apellido materno de mi abuela paterna…! ) el hacerlo, pero me parece fatal que haya tantos tontos y que si estos volaran, como pasa con los estúpidos, sería de noche siempre.

OBLONGO


Hay palabras que uno no usa nunca y supongo que la RAM (memoria de acceso aleatorio) de mi cerebro y la de cualquiera, debe tener bytes de información para dar, prestar y regalar relacionados con las palabras…

Capturamos palabras y las vamos almacenando para hablar o entender a otros, para escribir, para utilizarlas cuando necesitemos comunicarnos… ¡O hablar solos!

Algunas palabras tienen brillo de lo usadas que están y hay otras opacas por falta de un roce usuario constante, mientras que el moho crece y se apodera de aquellas, que olvidadas, duermen un sueño similar al de los justos…

Claro que a veces una palabra nueva se inmiscuye y gatea para encontrar un rinconcito a ver si se hace popular, convirtiéndose en esos brillantes vejestorios gastados por el uso continuo y se Esperanza, porque como novedad, la usan seguido en el principio…

Esas palabras que no se usan nunca, sobre las que ni moho queda, están peladas y en posición supina, con las manos cruzadas sobre el pecho…, Para mí, OBLONGO es una de ellas que aunque signifique otra cosa, parece el nombre de un nativo africano, que si es que fuese rey, podría ser OBLONGO I “Matador de Leones”…

Como OBLONGO, debe haber una verdadera colección de palabras que no uso y eso que mi vocabulario es nutrido, lo que hace que me pregunte si en esta época de emoticones y stickers sin palabras, los usuarios asiduos de celular y otros chirimbolos con teclas, que abrevian hasta las abreviaturas o no pasan del “like”, tendrán palabras sin usar para la venta o solamente un montón de malditos jeroglíficos.