MADRE HAY UNA SOLA…


“¡…Y me tenía que tocar a MÍ!”, dice el mal chiste, porque por fortuna me tocó esa madre única que fue mi madre y estoy absolutamente seguro que así piensan todos los que todavía la tienen y los que ya se despidieron de ella, hasta volverla a ver un poco más allá, adonde iremos todos…

Hoy, aquí en el Perú es el Día de la Madre y aunque la fecha se haya comercializado, tal vez la situación extraña que vivimos haga reflexionar y queden en el pasado electrodomésticos como regalo y sea el cariño, ese que no necesita de envoltorio ni lazo, el que ofrezcamos como obsequio, sencillo pero inmenso, luminoso y alegre.

Y es que creo que no hay nada mejor para obsequiar a la madre, a la esposa o a la hija que ya nos hizo abuelos, que la Palabra-sentimiento AMOR, idicha bajito varias veces durante todo el día.