FINDESEMANA


Es viernes y el fin de semana tradicional está ad portas; digo tradicional, porque de un tiempo acá los días son básicamente indistinguibles unos de otros y un lunes es igual a un jueves o a un domingo…

Claro que un artículo como computadora, celular o reloj con calendario nos recuerdan el día y la fecha, pero me pregunto qué pasaría si estos dejaran de funcionar…

Estaríamos sujetos a nuestra memoria, contando los días pasados desde el último suceso personal remarcable, como el propio cumpleaños, el de un ser querido y siempre recordado o cualquier otra fecha lo más cercana posible, pero hacia atrás; por ejemplo, si el 15 fue mi cumpleaños y cayó miércoles, hoy cuento que fue hace tres días o sea que hoy es 18 y es sábado. No es muy practico si las fechas son lejanas, pero algo es mejor que nada…

Ahora bien si nos enredamos mucho, puede que sea preferible prencindir de todo, porque lo más probable es que nuestro lunes sea en realidad viernes y el 7, creamos que es 22.

La consecuencia será que no nos acordemos de cumpleaños y aniversarios, porque en lo que respecta al día, como diría un gringo en su mal castellano, «no es importa»