EL CUENTO CHINO


EL CUENTO CHINO.jpg

Un “cuento chino” es algo en lo que no se puede creer; significa que nos están engañando, aunque el tema tenga visos de verosimilitud.

 

Y la publicidad tiene su “cuento chino” grandazo, que se repite una y otra vez, como un mantra; a fuerza de reiterarlo, muchos llegan a creer que es verdad.

 

“La publicidad vende” es un verdadero cuento chino que se suele contar siempre, lo que –he escrito más de una vez sobre esto- no en verdad en absoluto y sin embargo algunos publicitarios lo repiten, supongo que porque quieren dar más importancia que la que tiene en realidad a lo que hacen.

 

La publicidad comunica y sugiere. Si quieren, “enamora”, atrae, pero de ningún modo “vende”, o sea que produce una transacción donde se intercambia lo publicitado, por dinero. Esa es una labor de vendedores, que son las personas que cierran el ciclo que se inició con la producción, la fabricación o la generación del bien al que la publicidad puso comunicación, siguió con la persona de mercadeo lo hizo llegar a través de diversos canales a un público que finalmente, a través del vendedor, compró.

 

Decir que “la publicidad vende” es un errado lugar común que le adjudica a la comunicación un “poder” que no tiene. Lo siento mucho, peros los que lo dicen, cuentan un “cuento chino” y quienes se lo creen…

 

Imagen: http://www.chino-china.com