A


A.jpg

Se llamaba Artemio, estudiaba arte, su padre era artesano y no se sabía bien si las coincidencias eran buscadas o el azar había intervenido.

 

Artemisa, la diosa, sonrió y volvió a sacar una flecha de su carcaj, para dispararla y hacer blanco en uno de esos hombres que se desconcertaban tanto con lo que para ella era deporte y diversión.

 

Imagen: http://www.elikafestas.com.br