EL GRITÓN


EL GRITÓN.jpg

Gritaba siempre: a las empleadas, a su madre, al perro, al espejo, a los colectiveros que lo cerraban en medio del tráfico, a los microbuseros que no avanzaban, a sus alumnos…

 

Gritaba en sus pesadillas y se despertaba gritando.

Un día, un amigo cansado de sus gritos le dijo que se fuera a gritar a la playa y le pareció una buena idea; se entusiasmó con el silencio que solo rompía el rumor de las olas y gritó tanto y tan fuerte, que finalmente quedó afónico. Para siempre.

 

Imagen: http://www.anundis.com

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.