ARCO IRIS


ARCOIRIS.png

Según su documento de identidad, era blanco pero cada vez que le decían algo, se ponía rojo automáticamente.

 

Una vez se puso cianótico y de azul pasó a casi índigo: Cuestión de falta de oxígeno en la sangre, le dijo el médico.

 

Se puso amarillo canario por  una hepatitis de padre y señor mío, para seguir con el tema de salud…

 

Se ponía verde de envidia, violeta no se puso nunca felizmente, porque le parecía un color muy femenino.

 

Y eso de ponerse naranja… ¡Bueno, es que no era fruta!

 

Imagen: pixabay.com