EL ORÁCULO


EL ORÁCULO 2.jpg

El tiempo le daba la razón.

Siempre le había sucedido y sus “predicciones” que solamente eran sentido común, a la vista de acontecimientos y sus detalles, eran corroboradas a veces con resultados dolorosos.

 

Se acostumbró a que no le creyeran y poco a poco guardó sus opiniones para sí, compartiéndolas raramente porque nadie -la experiencia se lo decía- se tomaba el pequeño trabajo de analizar lo que sucedía, revisar los pasados y sacar conclusiones.

 

Los que lo conocían y escuchaban, le decían “el Oráculo”, sin embargo no le creyeron cuando los dijo que se moriría pronto: descreyeron.

 

Es que los oráculos existen para siempre y si no ahí tienen, junto al Parnaso, al mítico Oráculo de Delfos, que originalmente se llamaba Pito; pero claro, él no era mujer y prefería morirse a que le dijeran Pito, sobre todo cuando, como dicen, ya ni soplaba.

 

Imagen: revistadehistoria.es

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.