YO TENÍA DIEZ PERRITOS


YO TENÍA DIEZ PERRITOS.jpg

 Yo tenía diez perritos, yo tenía diez perritos, uno se me fue a la nieve, no me quedan más que nueve…”

 

Esa canción que todos –de niños- cantamos alguna vez y que servía saber contar por lo menos hasta diez, para hacerlo en  reversa, para fijar lo que era una resta, para que las pequeñas rimas facilitaran el recuerdo y para memorizar las circunstancias en que los pequeños canes desaparecían hasta llegar al perro que se fue al cerro, como de costumbre me vino a la memoria sin razón alguna, estuve repitiéndola hasta que lo tomé como una señal, me senté a escribir y lo primero que hice fue poner el título como para no tener escapatoria.

Me pongo a pensar en la letra y parece la historia de un niño o niña (aunque tal vez fuera un “grande”) descuidado o con mala suerte porque los animalitos o se iban o se morían, aunque es verdad que era un desaparecer rimado, lo que tal vez haga más llevaderas las ausencias.

 

Es, creo también, una metáfora de la vida que te da mucho y te va, poco a poco, quitando lo que te dio, con una tonadita alegre y despreocupada, como para que cantando, el hecho cierto de que en la realidad todo se acaba, no sea traumático, es decir que las cosas se van y es natural que así sea.

 

Por supuesto, cuando cantaba “Los diez perritos” era un chico que no pensaba nada de eso sino en acordarme de la letra, del orden descendente y de las rimas sonoras. Ahora que el tiempo ha pasado, me doy el lujo de interpretar –a mi manera- algo que casi inconscientemente repetía y me doy cuenta que si se destripa el juguete, uno tendrá resortes, rueditas y alambre, pero ya no podrá jugar.

 

Imagen: http://www.youtube.com

 

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.